Mastique por ud. mismo

Miles de mitos (y también leyendas) rodean la cultura del emprendimiento. Se ve todo muy bonito, vas a una charla de un caso exitoso y uno se motiva y ve a todos estos emprendedores felices y exitosos, que se mueven en un mundo casi fantástico. Incluso los que hablan de fracasar, fracasar y fracasar se ven como si sabían que triunfarían en algún momento, aunque no dudo que hayan casos así. Y todos tienen taaantos tips para el éxito/felicidad, ¿Cómo aprenderlos todos?.

Encuentro complicado aprender tantos conceptos vitales, al final el emprendimento es una representación burda y también campo de entrenamiento de lo que es la vida y de cómo uno encara los desafíos. O mas que sean complicados de aprender, ¿Qué es lo que queda? Una experiencia nunca se olvida, y al menos leer un libro te hace repensar varias veces y aprender de distintas formas un concepto. Pero no es pornografía como las típicas frases motivacionales. Está lleno de personas que les va bien, o trabajan bien y que hacen estos libros de lo que ellos creen que se debe hacer y pensar para triunfar o ser feliz. Estoy chato. ¿Por qué hay que estar siempre copiándole todo a estos giles?

Cada vida es distinta, la forma en que se mira la vida, como se viven las experiencias, cual es la cosmovisión. Bacán por las personas maduras de mente que pueden leer un libro y encontrar con qué se pueden quedar y con qué no. Pero pasa a menudo de que se trata de hacer lo que dice (que no está mal) pero se olvida un poco de qué es lo que yo creo. Felicitaría a un libro, autor o gurú del éxito que potencie la concepción de modelos personales. Que lo que la persona ya vivió sea trabajado y desarrollado.

Aprendí esto experiencialmente. Típico que uno se entera de alguna teoría loca o te explican alguna conclusión buena respecto a un tema atingente. Uno dice Ohhh las fregó, y apenas en una conversación sale el tema uno alardea con esto que aprendió como si fuera su conclusión. Pero nunca uno lo cuenta tan claro de como se lo contaron o si preguntan uno no puede salir de las palabras que estaban copiadas y pegadas en nuestra mente. Entonces ahí es como “cresta, no cachaba tanto entonces”. Distinto es cuando uno se APROPIA de la reflexión, uno le dedica tiempo, aprende; el típico “Aahhhh” de un estudiante cuando hace la sinapsis correcta.

El maestro sufí contaba una parábola después de cada clase. Había un estudiante que nunca entendía y le preguntó al maestro por que no explicaba las parábolas. Él le ofreció un durazno y el estudiante aceptó. ¿Y no quieres que te lo pele?, dijo el maestro, “Gracias, pero no se moleste más” dijo el estudiante. “No es problema, ¿Y quieres que lo mastique por tí?”, “¿Pero maestro, cómo va a hacer eso? por favor no lo haga, así esta bien”. “¿Ya ves?”, le dice el maestro, “Si te explicara las parábolas sería como darte el durazno masticado”. Así que la invitación es a masticar, aunque sean duraznos podridos, piedras o aire.

Y bueno el texto, cierto. Hay que saber que el emprendimiento dependa del sistema que uno le construya y no de uno mismo, que va asociadísimo a lo que es la sustentabilidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s