Alma y razón

Es lógico pensar que una gran idea puede ser una oportunidad inmejorable de solucionar ciertos problemas y, de paso, ganar dinero en el trayecto. Sin embargo esto no es lo único.

Un factor fundamental para que tu idea se vea concretada en el mundo real es el equipo de trabajo que elijas, en el libro E-MYTH, se explica que para que el proceso sea exitoso deben haber personas con diferentes roles complementarios. El “técnico” es aquel que sabe como hacer las cosas para que tu servicio o producto funcione, es una pieza clave para el funcionamiento del negocio y, al mismo tiempo, suele llegar a ser el factor de fracaso para aquellas startups emergentes, ya que si bien es experto en “habilidades duras” no siempre se desenvuelve bien con sus “habilidades blandas” a nivel organizacional o en el ámbito del negocio. Es por ello que hay otras dos personas que deben acompañarlo: uno es el soñador, él vive en el futuro y siempre está inquieto sobre qué poder o como poder posicionarse a la vanguardia con la empresa, es quien le da vida y muchas veces le entrega un porqué más trascendental al hecho de crear un emprendimiento. Y finalmente tenemos al manager quien es el encargado de tener los pies sobre la tierra porque soñar es necesario, pero alguien debe ordenar y pagar las cuentas. Estas “caricaturas” que podrían parecer personalidades de Inside Out o alguna película de Disney son la base del funcionamiento de un gran número de emprendimientos exitosos y deberían ser la base para cualquier individuo que quiera ver sus ideas cambiando el mundo.

Si bien las personas son importantes el texto indica que sería ideal que no fueran imprescindibles, que la manera en cómo funcione el startup responda a un sistema y no a lo que pueden hacer ciertas personas con habilidades extraordinarias. Un filosofía muy bielsística donde finalmente existe un objetivo colectivo en común que es superior a cualquier objetivo individual. Y para que este llegue a ser verdad el libro plantea ciertas formas de armar el modelo de negocios, por ejemplo, ya que siempre se debe entregar un buen servicio y no se debería requerir gente demasiado brillante para poder realizar el trabajo, es el sistema el que debe hacer que una persona con poca habilidad pueda realizar un gran trabajo, para ello todo lo relacionado con el negocio debe documentarse en los manuales de operaciones y todo sobre el modelo debe ser uniforme: del código de vestimenta a las instalaciones. Una receta que no falle para nadie que quiera replicarla, eso es una buena idea.

Pero para que esto funcione hay ciertos factores humanos inherentes que deben ser considerados. Lo primero es tener un “Meta Principal” que le de sentido a lo que haces y, en ese mismo sentido, que tu “Objetivo Estratégico” permita que tu negocio llegue a ser parte de tu filosofía de vida. Desde mi punto de vista esto es primordial porque el ser humano suele empatizar con otros en el momento en que las palabras dejan de ser sonido y se convierten en emociones y estos mismos sentimiento pueden generar un sentido de pertenencia que haga que la gente de tu emprendimiento se sienta parte del sueño y factor importante de un todo, diferenciándolos completamente de cualquier máquina que pueda realizar sus funciones en una cadena productiva. El factor humano, en su extraña mescolanza de alma y razón, es primordial para aquellas empresas que desean ser diferentes y no me refiero solamente a la diferenciación de sus productos, sino a la manera en que quieren mejorar el mundo en el cuál vivimos.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s