Las 3 caras del emprendimiento

Como primera idea, el texto señala que muchas veces los emprendimientos no son exitosos porque quien los lleva a cabo es un técnico. Este técnico conoce a la perfección la tecnología que está introduciendo, sin embargo, dado que la pasión del técnico es la implementación y el trabajo sobre los que está desarrollando, muchas veces no cuenta con las habilidades de administración y venta de su emprendimiento (o las ignora), por lo que el proyecto no prospera. Cabe mencionar que esto no quiere decir que deba contratar gente que haga estas labores, sino que también el puede llevar a cabo estas labores, pero debe separarlas.

La segunda personalidad que el autor menciona es la del emprendedor. Este se define como un soñador que quiere lograr lo imposible (vive en el futuro), por lo que se encuentra frustrado por la forma en que se hacen las cosas hoy en día. Luego está el manager, que sería quien pone orden en el proyecto con las platas las cuentas y otros compromisos. En el caso de nuestro proyecto, pese a que implícitamente se han ido marcando ciertos roles, es importante definirlos explícitamente para no tener problemas en el futuro, ya que todos se necesitan entre sí para lograr el éxito.

Otro aspecto importante del texto es el llamado a que los emprendimientos o negocios en cierta medida tengan una estructura de franquicia. Esto significa que los altos manos no sean irremplazables ni que la empresa se caiga a pedazos ante la ausencia de ellos. En contraste, se llama a que la empresa tenga reglas simples y claras en su manejo, de modo que los fundadores no sean tan imprescindibles. Siguiendo esta línea, el autor menciona que el modelo de negocios, además de que necesariamente debe proveer valor de manera constante a los clientes (estar innovando constantemente), debe ser capaz de manejarse por gente que no sea genio en lo que hace (de lo contrario volvemos a la dependencia extrema de una mente brillante), sino que hay que buscar gente con habilidades ordinarias –no extraordinarias-  en una cierta área. Luego, en pos de que el manejo sea más fácil, es importante documentar los procedimientos que se hacen en la compañía, de modo que replicarlos no sea una odisea. En el texto esto se entiende como la orquestación de los procedimientos. En este apartado es muy importante cuantificar la información que se está dando, ya que los números no mienten.

Pese a que los números no mienten, es importante darles sentido, es decir, que estos números persigan un objetivo mayor, es decir, el objetivo que queremos para el proyecto, el cual no es trivial: podemos realizar el proyecto para vendérselo a alguien o como un proyecto que nos acompañe el resto de nuestra vida. En este sentido, es importante que nuestra vida también tenga sentido, de lo contrario el emprendimiento nos la consumirá. En línea con este sentido debe estar la organización de nuestro proyecto, ya que de lo contrario podemos alcanzar otro objetivo, o ningún objetivo. Específicamente, desde un principio debemos ser capaces de definir de buena manera los roles del equipo, y qué cargos (con qué características) serán necesarios para llevar a cabo el emprendimiento. Teniendo estas cosas claras hará posible que el administrador no tenga que tener habilidades superpoderosas para gestionar el negocio.

Una vez que tenemos todo esto, debemos ver cómo alcanzar a nuestros clientes y una vez que los alcancemos, cómo a ser que vengan a nosotros en masa. Para esto es importante tener claro nuestro segmento, sus métricas  cómo obtener su atención. En este aspecto, tomar como referencia proyectos que hayan alcanzado nuestro segmento de forma exitosa es muy válido.

Finalmente, el autor propone tres sistemas para llevar a cabo el negocio. Por una parte está el hard system, en donde los problemas se resuelven de manera sistemática y automática, dejando a las personas hacer el trabajo que realmente vale la pena. Luego se  encuentra el soft system, donde se les da a las personas toda la importancia tanto para resolver problemas como para hacer su trabajo, haciendo posible que gente con menos habilidades haga un trabajo de muy buena calidad. En tercer lugar se encuentra el sistema de información, donde se hace uso de datos para probar hipótesis y evaluar el negocio en base a métricas establecidas. Queda a criterio del consumidor qué sistema es más adecuado para su negocio.

Matías Sánchez

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s