Hackeando hábitos

En el libro Power of habit Charles Duhigg nos enseña sobre la naturaleza de los hábitos; nos enseña a entenderlos para luego poder cambiarlos a voluntad. ¿Pero cuál es la importancia de entender la naturaleza de nuestros hábitos? La importancia radica en que si los comprendemos, nos conoceremos más a nosotros mismos, seremos más propensos a identificarlos fácilmente y ver si se condicen con nuestro propósito, sea cual sea este.

La primera enseñanza es que todo hábito tiene un que, aquello que le da un puntapié inicial al hábito, lo que lo gatilla.  Luego viene la routine, o el hábito en si mismo. Esto es la conducta gatillada por el que. Finalmente viene la recompensa o reward que es el por qué el cerebro hace del hábito una rutina automática, el premio por haber llevado a cabo el comportamiento. Por último, nunca hay que olvidar que cuando un hábito está siendo ejecutado, el cerebro no actúa, pasa a un estado de stand by. Esto es importante porque es la razón de que sea importante tomar conciencia sobre ellos, de llevarlos a territorio conciente.

Dentro de los ques hay cinco categorías claramente diferenciales:

1) Temporalidad: un momento característico que suscita al hábito. Por ejemplo alguna hora en particular del día. En mi caso me pasa que en la tarde me dan ganas de hacer actividades más físicas, pues tengo el hábito de entrenar durante las tardes.

2) Ciertos lugares: un lugar característico de un hábito que tengamos. Por ejemplo nuestra cafetería preferida. Si pasamos por fuera de ella, probablemente tengamos ganas de entrar a comer/tomar algo ahí

3) Presencia de ciertas personas: una persona que nos lleve a comportarnos de cierta manera. Por ejemplo, si tenemos un amigo que es bueno para tomar cerveza cada vez que nos vemos, el tomar cerveza sería habitual.

4) Emociones: También hay emociones que gatillan ciertos comportamientos. Un ejemplo clásico es el estrés característico de los cierres de semestre y el hambre ansiosa que generan.

5) Ciertas acciones precedentes: son acciones que llevan a ejecutar un hábito, son prácticamente un ritual. Por ejemplo el tomarse un café después del almuerzo o dormir siesta para otras personas, o comer algo dulce junto al café.

Es importante recordar que los que son acumulativos, y que a mayor cantidad de ellos, más fuerte será la propensión a ejecutar el hábito.

Un último puto a considerar sobre el libro de Duhigg es si nos quedamos con los hábitos o con la fuerza de voluntad. Y aquí el autor es claro en hacer la diferencia, ejecutar un hábito es mucho menos desgastante que el lograr un mismo objetivo a fuerza de voluntad. Justamente por el hecho de no estar con el cerebro activo en todo momento. Nuestra habilidad para obligarnos a hacer algo se va desgastando mucho más rápido que aquellas para garbillar un hábito, de hecho es prácticamente automático.

En lo que concierne a nuestro proyecto semestral… ¿cómo podemos incorporar todo este conocimiento acerca de los hábitos? Una visión interesante, e idealista, sería habituar a los escaladores a un mejor estándar de presas de escalada. Tal vez una visión interesante es lograr hacer de nuestro proyecto un que en si mismo. Una especie de mezcla entre una acción precedente y la presencia de alguien en específico (en este caso algo en específico, i.e. las presas en si mismas). Que el producto logrado tenga tal llegada al usuario que no tenga ni que pensar en usar el producto, que simplemente lo use porque se siente habitual hacerlo. ¿La volada o no?

Otro punto que parece interesante de analizar es el del hábito v/s la fuerza de voluntad. En el caso de que nos fuésemos por la corriente de presas de entrenamiento… ¿no es recurrente escuchar que para entrenar se requiere de mucha fuerza de voluntad? ¿Qué pasa si logramos desarrollar un sistema que lo haga sentir más bien como un hábito? ¿O lograr unas presas que sea placentero tomarlas, aún cuando estemos en un riguroso y exhaustivo entrenamiento?

Una buena respuesta a lo anterior nos la viene a dar el Hack de Nir Eyal, Hooked: How to build habit-forming products. Una lectura que tal vez merecería la pena leer! Aunque da la impresión de que está más centrada en productos tecnológicos. La idea clave es entender el algoritmo hook que en el fondo nos dice que un producto debe tener un trigger que nos lleve a la acción por la cual seremos recompensados (básicamente lo mismo que Duhigg) para finalmente llegar a la inversión. Esto quiere decir darle valor agregado con el uso, que entre en una especie de feedback positivo en la medida que es usado. Un ejemplo de esto es la memoria de Netflix para recordar lo visto y recomendar programas, películas y series; lo que mejora la experiencia del usuario.

Una noción interesante para considerar en el proyecto de las presas de escalada es la recompensa del self. Hacer que el usuario sienta y visualice el progreso claramente, con el fin de obtener el reward de los avances. Ahora la pregunta es ¿cómo logramos esto?

Buenos videos para hackear:

https://www.youtube.com/watch?v=voX0gUn_JOI

https://www.youtube.com/watch?v=hVDN2mjJpb8

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s